TRADUCTOR

jueves, 29 de mayo de 2008

HISTORIA DE L A PELUQUERIA

Esta semana les contaremos levemente cómo fueron los primeros pasos de la peluquería. Empezamos por Egipto. Más adelante si os gustan estas curiosidades entraremos profundamente en el tema. La referencia más antigua que se tiene sobre la existencia de cuidados cosméticos en el pelo nos remite a Egipto, donde se empezaron a realizar los cambios más significativos en cuanto a la cosmética capilar. En esa nación tan grandiosa culturalmente, el pueblo (como ocurría en muchos otros) se pelaba la cabeza, aunque no así los sacerdotes y los miembros de la elite gobernante, que se dedicaba a cuidar su cabello jugando con diferentes peinados y tonalidades. Las pelucas también tuvieron su auge, y predominaban las tradicionales de pelo lacio, con flequillo, cortado muy parejo en un largo que llegaba a los hombros. Pero otro gran aporte de los egipcios fue en cuanto a la colaboración, ya que descubrieron la utilidad de la "henna", que les permitió obtener los colores rojizos y caobas. Un saludo. Mari Carmen y Javi.

miércoles, 21 de mayo de 2008

¡FELICIDADES!

El pasado 18 de Mayo, entre otros niños hicieron la primera Comunión. Guillermo, Los gemelos Alejandro y Alberto, Juana, Carmen y Domingo. Estaban un poquito nerviosos sobre todo los gemelos que se mueven tanto que ya no sabemos si tenemos dos o cuatro, pero se portaron todos maravillosamente bien. Es grato saber que esperan con gran alegría este día tan especial de recibir al Señor.

¡FELICIDADES!

Un abrazo chicos.

Mari Carmen y Javi.

PEQUEÑINES

Los clientes que mas adoramos son estos pequeños “bichitos” que nos hacen sudar la gota gorda. Están felices y contentos como Aranxa (parte inferior de la foto), hasta… que nos ven acercarnos hacía ellos y ponen un gesto de incomodidad, como le pasa a Lola, (parte superior de la foto). No hay juguete que los entretenga mientras les cortas el pelo. Curiosamente lo que más les llama la atención a los “peques” son esos rulos pequeños y de colores que disfrutan esturreando por toda la peluquería. Así, es la única forma de entretenerlos y nos dejan a nosotros los “intrusos” tocar sus melenas. Disfrutamos de lo lindo con estos mini-clientes. Son un encanto.

Un besito para ellos.

Mari Carmen y Javi

lunes, 12 de mayo de 2008

ANÉCDOTAS

ANÉCDOTAS

La vida está repleta de anécdotas. ¿Quién no ha tenido alguna en los preparativos de su primera Comunión? Aquí os cuento la mía del año 1963. Eran tiempos difíciles y mis padres bien escasos de recursos para celebrar modestamente este día.

Curiosamente mi prima Conchita hacía la primera Comunión quince días antes que yo. Su madre que era una bendita, sugirió que las dos podríamos surtirnos del mismo traje, o mejor dicho; yo me arreglaría con el traje que le habían comprado a ella después de su uso. La dificultad consistía en que el traje habitaba en Alicante y yo lo necesitaba en Murcia, pero no había problema. Mi tita Conchi al día siguiente de usarlo mi prima, se lo mandaría por correo a mi madre, vestido y complementos. Entonces no existía la tecnología de hoy, ni nada por el estilo. La estación de tren distaba a unos cuantos kilómetros de casa y mi padre labrador de la finca de su “señorito” el “BMV” que teníamos, era un viejo carro enganchado a una mula. Tres viajes hizo el pobre con este “deportivo “de labranza, a la estación un día tras otro en espera de recibir tan apreciado paquete.

Cuando asomó cuesta abajo ya sabía yo que traía consigo el tesoro, pues hasta la mula con su carga parecía venir contenta. Mi padre sonreía entre dientes al sentir mis saltos de contento. Como una loca y llena de alegría estaba deseando que mi madre abriese ese bulto entre redondo y ovalado que contenía el vestido con el cual yo haría mi primera Comunión.

A mi madre por poco le da un ataque al verme con el traje puesto. Mi prima medía casi medio metro mas que yo (es que a mi me hicieron algo escasa) y aquello me arrastraba por todos lados, lo único que me quedaba al “pelo” era los guantes. ¡Qué bonitos! Decía yo,

__ ¡Déjalos! ¡Estate quieta! no sea que los roces y se ensucien, que la comunión es pasado mañana__ Contestó mi madre.

¡Ay!, mamá, déjame que me ponga solo uno para enseñárselo a la tita Teresa. Mi tía Teresa tengo que decir que fue nuestra segunda madre. Para cualquier cosa siempre estaba la tía Teresa solucionando problemas, ella junto con mi tito Pepe, mis primas Carmen y Tere eran mi segunda familia. Pues nada, yo empecinada en enseñarle a mi tía el guante que me había puesto. Y mi madre, ¡que no! Con muchos ruegos la convencí para que me dejase ponerme no solo uno, sino los dos, e irme corriendo a su casa para enseñarle cosa tan bonita. Eufórica perdida y alborotada salí con los guantes puestos. Estos guantes de fino encaje donde yo me veía unas manitas preciosas. De la alegría que sentía en ese momento ni siquiera miraba donde pisaba con lo cual pisé una lometa llena de chinarro al volver la esquina y..¡Zás! caí todo lo larga que era (que no era mucho) poniendo las manos en la tierra. Cuando me levanté del suelo habían desaparecido tres partes de encaje de cada guante, o sea, que en la palma de la mano ni había guante ni nada. (Por más que me caliento la cabeza aún no sé donde fue a parar ese buen “cacho” de encaje que se perdió de cada prenda). Con las manos rasguñadas y doloridas llegué a casa de mi tía llorando como María Magdalena, más que por la pérdida del guante por la cara que pondría mi madre cuando volviera a casa.

Mi tía Teresa que nos quería a mis hermanas y a mí como si fuéramos sus hijas trató de consolarme, pero yo no tenía consuelo, además pensaba que mi madre que jamás nos dio un cachete ese día de una buena zurra no me libraba nadie. Así que ella dulcemente como siempre, tiró delante de mi (digo delante porque yo iba agarrada a su cintura y debajo de su falda para que mi madre ni me viese) y se fue a explicarle a mi madre (que estaba atareada con la aguja intentando adaptar el vestido de mi prima a mi diminuto cuerpo) lo que había sucedido. ¡Ay, Madre! Cómo se puso mi madre, ella siempre los disgustos los tiraba por la boca. Dijo y maldijo todo lo que le venia a su mente, hasta que mi tía logró tranquilizarla pude salir de debajo de su falda sin peligro de recibir algún traqueteo..

En fin… yo no sé de donde sacó mi madre otros guantes, ni las explicaciones que le daría a mi otra tita (la que me había dejado el traje) pero lo que sí sé es que ese día de mi primera Comunión estaba yo radiante y preparada interiormente para recibir al Señor.

Espero que os haya gustado mi anécdota. Si os ha pasado a vosotros alguna podéis compartirla con nosotros.

Un cordial saludo.

Mari Carmen y Javi.

Comuniones (3)

video Terminamos con las últimas fotografías pasadas a vídeo, del tema, "Un bello recuerdo" dedicado a estos chicos en el día de su primera Comunión. Como hemos repetido anteriormente son fotos que van desde el año 1976 al 1997. Dejar vuestras opiniones o sugerencias si os apetece, estamos abiertos a cualquier comentario o consulta que queráis hacernos. Una anécdota divertida que os haya pasado etc, podéis contarla aquí y entre todos haremos de nuevo..."Un bello recuerdo". Gracias. Mari Carmen y Javi

sábado, 10 de mayo de 2008

videoHola amigos, lectores y clientes. Como os prometimos en la entrada anterior, aquí exponemos el segundo vídeo compuesto con las fotos que disponemos de la primera Comunión de algunos de "nuestros" niños de hace años. Aunque ya sean mayores se lo dedicamos a ellos con mucho cariño en recuerdo de este día tan feliz e importante. Próximamente subiremos el tercero y último vídeo de estos gratos recuerdos. Cordialmente. Mari Carmen y Javi

martes, 6 de mayo de 2008

Comuniones (1)

video

¿Se guardan las fotos recordatorio? Pues sí; nos gusta recordar a nuestros clientes sobre todo cuando son niños. Estos niños que nos miran con carita de sorpresa cuando nos acercamos a ellos con unas tijeras en las manos y más si llevamos una bata blanca. Los niños se transforman rápidamente en adultos. Estos niños que aquí vemos ya son mayores pero seguro que no dejan de arropar a ese "niño" interior que todos llevamos dentro.

Formaremos varios vídeos con las fotos que disponemos. Lo hacemos con el mayor respeto y cariño dedicándoles este recuerdo de su primera Comunión. Las fotos que expondremos (estas y las próximas en vídeo) son desde el año 1976 hasta el año 1997.

Esperamos que os gusten.

Un saludo.

Mari Carmen y Javi